fbpx

Conoce los seguros obligatorios en las tarjetas de crédito | INAEM

Seguros obligatorios atados a las tarjetas de crédito.

¿Sabía usted que su tarjeta de crédito cuenta con pólizas que se activan en caso de contingencias? Gabriel Bustamante, presidente de la Asociación de Consumidores y Usuarios (Acuse ), explicó que existen hasta dos seguros obligatorios que están atados a las tarjetas de crédito y a créditos solicitados en el sistema financiero.

 

El primero es el seguro de desgravamen, que se paga mensualmente al momento de acceder a un crédito vehicular, hipotecario, de consumo u otro producto, que se incluye en la cuota que mensualmente se paga por el crédito otorgado. Si bien este seguro no es obligatorio, la mayoría de bancos exige su contratación al momento de acceder a un préstamo.

 

 

Está tiene por propósito, en caso de la muerte o invalidez del titular de la tarjeta de crédito, el saldo deudor se cancele directamente a través de la Compañía de Seguros al banco o entidad financiera. Quedando así los familiares libres de cargar con una deuda bancaria.

 

“Un detalle que los consumidores de tarjetas de crédito no toman en cuenta es que, por ejemplo, si a la mitad del crédito fallezco – siendo titular del préstamo – el saldo deudor del crédito, lo paga la compañía de seguros al banco y le comunican a mis hijos que ya no paguen el saldo, pero como contraparte dado que el seguro fue por todo el crédito, mi familia puede solicitar lo que ya pagué por este concepto y me lo tienen que devolver”, explicó.

 

Advirtió a las familias – al activar el seguro desgravamen – exigir no solo que se pague el saldo deudor del crédito sino que se devuelva lo abonado por dicho concepto.

 

“Esto se da para todo tipo de crédito, incluso para los de consumo. La recomendación es que se solicité la pólizas de seguros inherentes al crédito, ya que muchas veces este seguro de desgravamen tienen coberturas adicionales, como de desamparo subido familiar u otras”, precisó.

 

Otro tipo de seguro también obligatorio son los que contratan los bancos o financieras para proteger el bien material del crédito, es decir, la vivienda, el vehículo, los artefactos eléctricos o cualquier bien que se compró a crédito ante cualquier eventualidad como incendio, robo, caída, fenómenos de la naturaleza, entre otros.

 

 

FUENTE: Gestion.